Mi vida sería diferente…

Grupo ambiental participanto en un curso de Liderazgo

Grupo ambiental participanto en un curso de Liderazgo

El impacto que puede tener un programa de educación ambiental, desarrollo sostenible y extensión comunal puede ser muy sutil para poder ser percibido, muy etéreo para poder ser medido, pero a lo largo del camino sus impactos pueden ser vistos de manera objetiva.

Con el fin de documentar los impactos de este proyecto, tuve una entrevista con el señor Mauricio Murillo, quien fue miembro de la primera generación de Jaguares.  Los Jaguares fueron el primer grupo juvenil que formó la Fundación Corcovado en el 2003. Mauricio ahora tiene casi 30 años. Comenzó a venir al grupo juvenil de los Jaguares cuando tenía 16 años. Participó en limpieza de playas, reciclaje y recibió charlas sobre educación sexual, igualdad de género y amor a la naturaleza.  Los Jaguares hicieron varios viajes con la fundación, incluyendo viajes a los Parques Nacionales Corcovado y Chirripó. También asistieron a un viaje de intercambio de 4 días donde visitaron proyectos de conservación y ecoturismo en Dominical, Manuel Antonio, Puntarenas y Guanacaste. Ahora Mauricio es un pequeño empresario muy exitoso y está orgulloso de lo que ha logrado y con toda razón.  Su negocio ha prosperado enormemente, genera empleo en la zona y es un empresario responsable en todo lo ancho de la palabra.

Ante la pregunta ¿qué impacto tuvo su participación en el Grupo Jaguares en su vida?, la respuesta fue increíble.  Mauricio nos contó lo siguiente: “De hecho estaba discutiendo con mi madre sobre ese tema, le dije que los padres necesitan dejar que sus hijos tengan estas experiencias para expandir su conocimiento y abrir su mente a todas las oportunidades que hay en la vida. Cuando éramos niños, estábamos muy aislados y no sabíamos lo que el mundo podía ofrecer. Después de que vivimos todas esas actividades con los Jaguares todos queríamos más de la vida. La mayoría de los niños que participaron en los Jaguares son ahora profesionales o son empresarios. Si yo no hubiera sido parte de los Jaguares, estaría trabajando en una cocina o recibiendo botes en la bahía. Esos son trabajos muy respetables, pero después de lo que aprendí con ustedes, quería más. Quería aprender inglés y quería hacer más con mi vida. Los Jaguares me abrieron la mente y abrieron la mente de mis amigos “.

Actividades recreativas con los niños

Actividades recreativas con los niños

De los jóvenes que estuvieron en Jaguares en esa generación la mayoría son muy exitosos, son empresarios y/o profesionales: hay varios empresarios como Mauricio, doctores, enfermeros, trabajadores sociales, gerentes y supervisores de grandes empresas.

Mauricio también mencionaba el cambio de mentalidad que la gente ha sufrido con respecto a los residuos. Esto gracias tanto a los procesos de sensibilización, como a la mayor inmersión de personas locales en las actividades turísticas.

En este momento, se puede observar el entusiasmo que genera la visita de los educadores ambientales en las escuelas, el aumento de la asistencia a las actividades de tutorías y en las actividades extracurriculares de educación ambiental. Los educadores ambientales también notan que están siendo extrañados, ya que en este momento nuestro programa de educación ambiental se ha reducido de 20 a 6 escuelas.  Muchos de ellos ya no ven a Helena o a Alvaro en su escuela y los extrañan. Seguimos trabajando a toda máquina con los grupos juveniles en varias comunidades y con las tutorías después de la escuela.  Hay mucho que hacer, las nuevas generaciones deberían de poder beneficiarse de esta gestión.   A todos los que nos han colaborado con el programa, les agradezco de todo corazón su apoyo.

Para muchos de ellos, la primera visita al Cine

Para muchos de ellos, la primera visita al Cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *